– Se te pasará. ¿En serio es tu representante?

– Sí, desde que tenía doce años.

– Da miedo.

– Dímelo a mí. Pero también es la mejor. Hay muchos músicos con talento por ahí que no tienen ni la mitad de oportunidades que yo.

Nicole se acomodó en una silla frente al sofá.

– Ha hablado de las fechas de tus conciertos, de la práctica, de los ensayos, de las entrevistas. ¿Es un día normal para ti?

– Más o menos. No tengo mucho tiempo libre. Algunas veces me siento como un hámster en su jaula, corriendo en la rueda. Sigues y sigues, pero no llegas a ninguna parte, y la vista rutina nunca cambia. Cada vez es más fácil, eso sí. Conozco la mayor parte del repertorio. Cuando era más joven tenía que aprenderlo todo, era una pesadilla.

Hizo una pausa y se preparó para recibir un comentario sarcástico. Nicole no era de las que desaprovechaba una oportunidad.

Sin embargo, su hermana se limitó a decir:

– Parece muy duro.

Claire abrió los ojos.

– ¿Te encuentras bien? ¿Tienes fiebre?

Nicole se movió en la silla.

– No. Estoy bien. Es posible que, después de haber hablado con Lisa, me haya dado cuenta de que tu vida no es tan maravillosa como había pensado. Que quizá trabajes en serio.

– ¿De verdad? -preguntó Claire con una sonrisa-. Lo que significa que estabas…

– ¿Qué?

– Ya sabes. Dilo. Si no tenías razón, es que estabas…

Nicole negó con la cabeza.

– Ni lo sueñes. No vamos a llegar a tanto. Lo que digo es que quizá estuviera mal informada. Eso es todo lo que vas a conseguir.

– Equivocada -dijo Claire-. La palabra que estás buscando es «equivocada».

– Nunca. ¿Así que te quedaste a cenar en casa de Wyatt?

– No, hemos salido. Amy es estupenda. Me cae fenomenal.

– ¿Y qué te parece Wyatt?

Claire tuvo el presentimiento de que estaban entrando en un terreno peligroso.

– Es un padre magnífico. Paciente y cariñoso. Es evidente que padre e hija se quieren mucho.

Nicole la observó atentamente.

– Se quieren, sí. Amy es su mundo.

– Se nota. Él… eh… no está saliendo con nadie, ¿verdad?

Nicole se puso en pie.

– ¿Por qué, te importa?, ¿para qué quieres saberlo?

– No, no me importa. Sólo tenía curiosidad. Es muy agradable, y supongo que debería haberse casado de nuevo ya.

La expresión de Nicole se volvió hostil. La temperatura de la habitación descendió veinte grados de repente.

– No puedo creerlo -gritó-. ¿Te sientes atraída por él? De ninguna manera. No vas a salir con él. Ya puedes ir olvidándote. Es amigo mío. Mío, ¿me oyes? Ya es bastante malo que Jesse se acostara con Drew como para que ahora tú te acuestes con Wyatt.

Con los puños apretados, Nicole se dio la vuelta bruscamente y se marchó de la habitación.


Diez

Claire nunca había estado en una obra. Salió del coche y buscó el tráiler que le había descrito Wyatt. Lo vio a un lado del terreno, pero en vez de ir hacia él directamente, se detuvo a mirar a su alrededor.

El enorme espacio había sido despejado de árboles, aunque quedaban algunos en lo que, supuso, iba a ser el jardín. Ya se veían las estructuras de algunas casas, mientras que otras sólo eran estacas clavadas en el suelo. Había máquinas grandes y ruidosas haciendo el movimiento de tierras.

Ella nunca había pensado en todo el esfuerzo que costaba construir una casa. O varias casas. Parecía complicado, casi milagroso. ¿Cómo podía alguien crear una casa de la nada?

No era una pregunta que fuera a contestar quedándose allí plantada, se dijo, y se encaminó hacia el tráiler.

Estaba a medio camino cuando se le acercó un hombre alto y delgado, con bigote.

– Eres la cosa más bonita que he visto en toda la mañana -le dijo a Claire con una sonrisa-. Me llamo Spike. ¿Quién eres tú?

¿Spike? Nunca había conocido a nadie con aquel nombre. Vio los tatuajes que llevaba en el brazo, la camiseta de la Universidad de Washington y la enorme sonrisa con la que parecía que la estaba saludando. Ella agradeció aquella actitud tan amistosa.

– Me llamo Claire. Estoy cuidando a la hija de Wyatt. Se le olvidó firmarme una autorización para el colegio, así que se la he traído.

Spike la miró de arriba abajo.

– ¿Eres una niñera encantadora?

– Más o menos.

– Me alegro de conocerte, Claire.

– Lo mismo digo.

– No te había visto nunca por aquí.

– Acabo de empezar a cuidar a Amy. Y he llegado hace poco a Seattle.

– ¿Necesitas que alguien te enseñe la ciudad?

¿Estaba flirteando con ella? ¿Estaba flirteando con ella? Ojalá supiera más de hombres y mujeres, y de cómo interactuaban. No quería decir algo inapropiado, ni sentirse estúpida.

– Tengo un GPS -le respondió-. Me defiendo.

Spike se rió.

– Haces más que eso, cariño.

Oh, vaya. Sin saber qué debía responder, dijo con una sonrisa:

– Yo… eh… tengo que llevarle esto a Wyatt, y después volver al colegio. Encantada.

– Lo mismo digo. Podríamos salir a tomar algo algún día.

Ella se quedó inmóvil. ¿Le acababa de pedir Spike que salieran juntos?

Se volvió hacia él. ¿Sería una cita? ¿Una cita de verdad?

– Sería agradable -dijo, y continuó hacia el tráiler.

Bueno, no estaba desesperadamente interesada en Spike. Al menos, saliendo con él practicaría, y podría hacerlo mejor cuando conociera a alguien que le gustara de verdad. Además, parecía una persona agradable. Quizá lo estuviera juzgando demasiado deprisa.

Cuando se acercó al tráiler, la puerta se abrió de par en par. Wyatt estaba en el hueco, mirándola con cara de pocos amigos.

– ¿Por qué estabas hablando con Spike? -inquirió.

– ¿Qué? No lo sé. Sólo estábamos charlando.

– Parecía algo más.

– Tienes razón. Estábamos haciendo un plan para huir y casarnos. Íbamos a esperar a su día libre.

Wyatt se hizo a un lado para cederle el paso al tráiler.

– No se te da muy bien ser sarcástica.

– Dame tiempo, mejoraré.

La miró fijamente. Parecía que podía ver su alma con aquellos ojos oscuros.

– ¿Te ha pedido que salieras con él?

¿Por qué se estaba comportando Wyatt de aquel modo?

– Mencionó la posibilidad de salir a tomar algo.

Wyatt cerró la puerta. El tráiler no era muy grande, y la mayor parte del espacio estaba lleno de armarios y mesas de tablero. Había planos de las diferentes plantas de los edificios por las paredes. Al menos, a ella le parecían planos.

Wyatt estaba tan cerca que Claire tuvo que echar la cabeza hacia atrás para mirarlo a los ojos. No parecía muy contento.

– No vas a salir con Spike -dijo.

Eso era cierto, pero a Claire no le gustó que él se lo dijera.

– ¿Porque tú lo digas?

– Porque sólo hace un par de meses que salió de la cárcel. Es un buen trabajador, pero lo condenaron por agresión. Ahora está en libertad provisional.

Claire tragó saliva. ¿En la cárcel? ¿Condenado? Vaya.

– Todo el mundo merece una segunda oportunidad -dijo remilgadamente, aunque de repente, se sentía aliviada de no haberle dado su número a Spike. Aunque él tampoco se lo había pedido.

– Además, está casado.

– ¿Qué? ¿De verdad? ¿Está casado?

Aquello era injusto, pensó, furiosa. No le interesaba tener una cita con Spike, pero ¿casado? Si las cosas seguían así, no iba a tener nunca una relación con nadie, no iba a poder experimentar el sexo. Era un bicho raro en muchos aspectos, se dijo mientras se miraba las manos. ¿Por qué no podía ser normal, como la otra gente?

– Parece que te has disgustado -observó Wyatt-. ¿Es que su esposa va a obstaculizar vuestros planes?

– No seas malo -respondió ella, que de repente, se sentía derrotada-. No me interesa Spike, algo que tú podías haber imaginado. No me importa que esté casado, es sólo que…

Así era su vida. ¿En qué se había equivocado? ¿Cómo iba a conseguir cambiar las cosas?

– ¿Es sólo qué? -preguntó él.

Claire se encogió de hombros.

– Él estaba interesado. Quizá. Eso ha sido agradable.

– ¿Te gusta que te pidan una cita los ex convictos?

– Claro que no. Lo que pasa es que nadie me pide una cita, nunca. Ni siquiera para salir a tomar algo. Durante toda mi vida, los hombres han mirado para otro lado.

Se preparó para aguantar su desdén, o quizá para escuchar una explicación de lo que hacía mal.

En vez de eso, vio que él se cruzaba de brazos.

– Sí, claro.

– Es cierto. Yo no salgo con hombres. Casi nunca estoy en casa. No viajo con una orquesta, así que apenas conozco hombres. Además, la mayoría de los miembros de las orquestas o son unos libertinos o son homosexuales. Los buenos ya están casados. Y de todos modos, cuando estoy en temporada, voy de concierto en concierto. No me queda tiempo para conocer a nadie, y menos para tener una relación. La persona a la que más veo es a Lisa, y créeme, no es mi tipo.

Él siguió mirándola sin decir nada. Ella suspiró.

– No me lo estoy inventando -dijo-. Si por casualidad conozco a alguien medianamente agradable, o normal, se siente completamente intimidado por mí. Es la fama, o el dinero, o algo así. No lo sé. Pero es horrible. No es que no lo esté intentando, ¿sabes? Quiero conocer a un tipo estupendo, quiero tener una relación -añadió, mirando hacia la puerta-. Aunque bueno, quizá no con Spike.

– ¿Tú crees?

Ella lo miró con irritación.

– No me estás haciendo caso, ¿verdad?

– En realidad, no.

– Eso es típico de ti. Me criticas todo lo que quieres, pero ¿has intentando ver las cosas desde mi punto de vista? ¿Te importa que…?

Todavía estaba hablando cuando Wyatt se acercó, le tomó la cara con ambas manos, se inclinó hacia delante y la besó.

Al sentir sus labios en los de ella, se quedó tan asombrada que dijo:

– ¿Qué estás…?

– Cállate.

Aquello le pareció un buen consejo.

Su boca era firme, pero increíblemente delicada. Cálida, también, pensó Claire mientras cerraba los ojos.

Él le dio un beso ligero, pero no suave. Como si le concediera todo el tiempo que ella pudiera necesitar para acostumbrarse a lo que estaba haciendo. Wyatt ladeó la cabeza y le rozó los labios, explorando, jugueteando. Con aquel beso le cortó la respiración, consiguió aturdirla.

Entre ellos se encendió una llama. Calor, necesidad y un deseo muy fuerte de estar tan cerca de él como fuera posible.

Claire alzó las manos, sin saber qué hacer con ellas, y apoyó las yemas de los dedos en sus hombros. Él posó las manos en la cintura de Claire y la ciñó contra su cuerpo.

Era mejor de lo que ella hubiera imaginado nunca. Wyatt era fuerte, duro, muy viril. Además olía muy bien. Su olor era limpio, masculino y tenía algo de aire fresco.

Él le acarició los labios con la punta de la lengua. Incluso ella pudo darse cuenta de lo que le estaba pidiendo, y abrió la boca. Wyatt comenzó a explorarla y Claire sintió un cosquilleo en todos los lugares que él acariciaba.

Su lengua se rozó contra la de ella, y ella sintió que todo su cuerpo se estremecía. Aceptó todas sus caricias, derritiéndose por dentro, rodeándole el cuello con los brazos para no caerse al suelo.

Él la estrechó contra sí. Claire notó los senos aplastados contra su pecho, y cuando él movió las manos por su espalda, de arriba hacia abajo, pensó que deseaba sentir su contacto en la piel desnuda.

Se besaron una y otra vez. Las células de su cuerpo comenzaron a gimotear. Cuando él interrumpió el beso, estuvo a punto de protestar.

Por suerte, no había terminado con ella. Presionó con la boca en su mandíbula, y después hacia abajo, por el cuello, y se movió hacia su oreja. Le succionó suavemente el lóbulo antes de lamer la piel sensible que tenía justo bajo el oído. Ella se estremeció, y sus senos se inflamaron, como cierto lugar entre sus piernas. Deseaba, necesitaba, y estaba dispuesta a rogar.

Wyatt se incorporó y la miró con deseo. Gracias a Dios, ella no era la única afectada.

Quería que la besara otra vez. Quería lo que le estuviera ofreciendo.

– Deberíamos salir -dijo él.

– ¿Tener una ci… cita? -tartamudeó ella.

Él asintió.

¿Una cita, ellos dos? Claire se echó a temblar.

– No estás saliendo con nadie, ¿verdad? -dijo, con la esperanza de no estar tan ruborizada como creía.

– Si así fuera, no te lo habría pedido a ti. Ni te habría besado. Y que conste que Nicole y yo nunca hemos salido juntos.

Ella no se lo había preguntado, pero estaba bien saberlo.

– Me gustaría salir contigo -dijo. Sobre todo, si iba a haber más besos.

– ¿El viernes? Amy va a ir a dormir a casa de una amiga.

– Me parece estupendo.

– Te recogeré a las siete.

– Estaré lista a esa hora.

Vaya. Entonces, así era que le pidieran salir a una. Debería hacer aquello más a menudo.

Iba a marcharse, pero recordó la autorización y se la sacó del bolsillo. Wyatt la firmó y ella se marchó. Caminó hacia el coche, pero se sentía más como si estuviera flotando.

¡Iba a tener una cita! Con Wyatt. Ya sólo le quedaba pensar cómo iba a contárselo a Nicole.


– Están deliciosos -dijo Claire mientras tomaba otro aro de cebolla-. Nunca había comido de estos.

Jesse agarró su hamburguesa.

– ¿Lo ves? No todo lo bueno sucede en Nueva York.

– Nunca lo he pensado -dijo Claire, mientras miraba a su alrededor por el colorido interior de Kidd Valley, la hamburguesería en la que Jesse había sugerido que quedaran-. Puede que pida que me lleven de estos para mi próximo concierto -afirmó; tomó otro mordisco de aro de cebolla, lo masticó y lo tragó-. Nunca he pedido cosas difíciles para comer, caprichos. Podría empezar con esto.

– No creo que soportaran bien el viaje.

– Tienes razón. Qué pena -dijo Claire, y se chupó los dedos-. Bueno, ¿y qué pasa?

– Nada -dijo Jesse, sin mirarla-. Sólo quería saludar.

Claire pensó que debía haber otro motivo para que Jesse la hubiera llamado.

– ¿Va todo bien?

– Supongo que sí. Estoy ocupada y… esas cosas. Nicole sigue enfadada, ¿no?

– No soy la mejor persona a la que preguntar. No estamos muy unidas en este momento.

– Pero ¿está bien? ¿Se está recuperando?

– Ya se mueve mejor. Creo que va a volver a la panadería la semana que viene.

– ¿Sigue enfadada conmigo?

Parecía que Jesse estaba muy triste. Claire habría querido darle mejores noticias.

– Te acostaste con su marido. Va a tardar un tiempo en superar eso -dijo. Y lo peor era que Nicole los había sorprendido, tenía una imagen visual y clara de la traición. No iba a ser fácil.

– No me acosté con él -dijo Jesse-, no es lo que ella piensa -añadió, y alzó la mano-. No lo digas. Como yo no tenía la camisa puesta, debíamos de estar haciéndolo. Yo soy mala, él es malo -Jesse cabeceó.

Claire luchó contra la frustración. ¿Por qué no entendía Jesse que el hecho de que Nicole los hubiera interrumpido y hubiera impedido que las cosas llegaran a su conclusión no arreglaba la situación? La intención estaba ahí. La semidesnudez estaba ahí.

– Tengo novio -dijo Jesse-, se llama Matt. Lo quiero. No quiero hacerle daño, pero me encontré un anillo de compromiso. Matt quiere casarse conmigo.