Susan Mallery

Vivir Al Límite

Vivir Al Límite (2006)

Título Original: Living Of The Edge (2005)

Colección: Oro 124


Capítulo 1

Si podía elegir, Tanner Keane prefería la oscuridad a la luz, y aquella noche no era una excepción. Había tardado cerca de cuarenta y ocho horas en encontrar a la víctima y a sus secuestradores, y había esperado otras treinta y seis para poder liberarla durante la noche.

Le gustaban las sombras, el silencio y el hecho de que la mayoría de la gente estuviera dormida. Incluso aquellos que estaban despiertos se encontraban en lo más bajo de su ciclo energético. Aunque no era ése el caso de sus hombres, de eso estaba seguro.

Tanner comprobó la hora y volvió a mirar hacia la casa. Tras haber pasado cerca de dos semanas vigilando a aquella mujer, sus secuestradores habían bajado la guardia. Después de tantos días de tranquilidad, ya no esperaban problemas.

Tanner alargó la mano hacia los prismáticos de visión nocturna y enfocó las ventanas del segundo piso. La tercera a la izquierda tenía las cortinas abiertas, lo que le permitía ver a una mujer que paseaba inquieta, asustada.

Alta y esbelta, se movía con la elegancia de una bailarina y el estilo de las personas ricas y famosas. Rubia, guapa y con un valor de unos quinientos millones de dólares, si se tenía en cuenta la parte que le correspondía del patrimonio familiar.

Sí, Tanner lo sabía casi todo sobre ella, pero no se dejaba impresionar. Ni siquiera en aquel momento. Lo que realmente necesitaba saber era quién estaba en la habitación con ella.

Le habían asignado un total de cinco guardianes que normalmente la vigilaban de dos en dos. Excepto por la noche. Por la noche sólo se quedaba una mujer con ella.

Recorrió la habitación con los prismáticos y vio a su vigilante sentada en una esquina. Por la inclinación de su cabeza, imaginaba que estaba dormida.

¡Qué descuido! Si trabajara para él, la despediría. Pero no trabajaba para él, de modo que aquellos malos hábitos lo beneficiaban.

Volvió a prestar atención a la secuestrada. Madison Hilliard cruzó hacia las puertas de la terraza y las abrió. Después de mirar a su secuestradora para asegurarse de que continuaba durmiendo, salió al frío de la noche californiana y se acercó a la barandilla.

Su vida había tomado un rumbo de lo más desagradable, pensó Tanner sin ninguna compasión. Dos semanas atrás, estaba disfrutando de su plácida vida de millonaria y en aquel momento se encontraba cautiva, amenazada.

– Rojo Dos, adelante -musitó alguien a través del auricular de Tanner.

Tanner dio unos golpecitos en el auricular a modo de respuesta. De momento era preferible no hablar.

Madison continuaba paseando por la terraza. Tanner guardó los prismáticos. No tenía sentido mirarla. Había pasado las últimas cuatro horas del día estudiándolo todo sobre ella. Sabía su edad, su estado civil, las marcas corporales que la distinguían, sabía que le gustaba ir de compras, que prácticamente no hacía nada a lo largo del día y que tenía dinero suficiente como para mantener a un hombre. Pero no era su tipo, pensó Tanner.

Miró de nuevo el reloj. Ya era casi la hora. Dio unos golpecitos al auricular y alargó la mano hacia su pistola, una pistola cargada de sedantes capaces de incapacitar a alguien en menos de cinco segundos. Él habría preferido algo más rápido, pero su cliente había insistido en que no quería muertos.

Era una pena, pensó Tanner, mientras se arrastraba hacia las puertas de cristal de uno de los laterales de la casa. Él no tenía mucha paciencia con los secuestradores.

Y lo excesivo del rescate que habían pedido lo había indignado: veinte millones de dólares sin marcar.

Alargó la mano hacia las puertas de cristal y esperó. Y en menos de tres minutos, ocurrieron tres cosas: Brody le comunicó mediante unos golpecitos que el terreno estaba despejado; un doble clic le indicó que el sistema de alarma había sido desconectado…

Lo tercero fue que salió uno de los secuestradores en el momento indicado.

«Estúpido», pensó Tanner mientras le disparaba con el silenciador y conseguía inmovilizarlo. El secuestrador cayó en el jardín sin hacer apenas ruido. Tanner golpeó dos veces el auricular.

– Rojo Dos, adelante -volvió a decirle una voz.

Ángel, el mejor francotirador de Tanner, estaba apostado en un árbol, fuera del área de acción y pendiente de todo lo que estaba pasando. Sólo a un idiota se le ocurriría meterse en el infierno sin un ángel que lo protegiera.

Tanner giró hacia las puertas cerradas de cristal y sacó un pequeño bote de su cinturón de herramientas. Un minuto después, el ácido había hecho papilla las cerraduras y él accedía al interior de la casa. Se puso las gafas de visión nocturna, golpeó dos veces el auricular para avisar a su equipo de que estaba a punto de iniciar la siguiente fase de la operación y se dirigió hacia las escaleras.

Al final de la escalera encontró e inmovilizó a otro de los guardianes, pero no se encaminó hacia la habitación de la secuestrada hasta que oyó tres golpecitos seguidos por un nuevo «Rojo Dos, adelante».

Entonces vació su mente de todo lo que no fuera absolutamente esencial. Tenía grabado el plan en el cerebro. La última vez que había visto a Madison estaba en el balcón. Su vigilante todavía estaría durmiendo, de modo que bastaría un disparo para sedarla. Con un poco de suerte, ni siquiera se daría cuenta de que le habían disparado.

Tanner giró el recipiente que todavía sostenía en la mano y vació la siguiente dosis de ácido en la puerta. Contó lentamente hasta sesenta y la abrió.

– Hay un hombre en las escaleras, Tanner. Vigila tu espalda.

Tanner soltó una maldición. ¿Habían puesto un vigilante extra aquella noche? Se apartó de la puerta, giró y presionó su cuerpo contra la pared en sombras. Vio aparecer a alguien blandiendo una pistola.

– Natalie, ¿estás bien? Tenemos problemas. A. J. ha desaparecido.

– ¿Qué?

Cuando las cosas se ponían mal, solían hacerlo a toda velocidad. La guardiana de Madison, alias Natalie, se levantó tambaleante de su asiento. Tanner la oyó en el instante en el que estaba disparando a su compañero. Desgraciadamente, Natalie intentó abrir la puerta y descubrió que estaba abierta. Tanner la oyó amartillar la pistola. Esperó a que saliera, deseando que fuera lo suficientemente estúpida como para no cumplir órdenes. Y efectivamente, la puerta se abrió. Tanner le disparó en el brazo antes de que hubiera llegado al vestíbulo. De modo que Madison estaba sola.

Tanner apartó a Natalie de su camino y se metió en la habitación. Esperaba no tener que buscar a aquella princesa millonaria. Y también esperaba que no se pusiera a gritar. Odiaba a las mujeres que gritaban… Pero Madison no se había escondido. Continuaba en la terraza, observándolo acercarse.

– Soy uno de los buenos -le dijo-. Vamos.

La melena rubia le cubría la mayor parte de la cara, pero Tanner habría jurado que la había visto sonreír. Fríamente, no con alivio.

– Tenía la esperanza de que a mi rescatador se le ocurriera una frase mejor. Algo así como: «Ven conmigo si quieres seguir viva».

Tanner no pudo evitar una sonrisa.

– Sí, yo también soy un admirador de Terminator, pero preferiría que habláramos de ello en el helicóptero. A no ser que prefiera quedarse aquí.

Madison no contestó. Se limitó a caminar hacia él.

– Póngase unos zapatos -le ordenó Tanner-. Los que sean. No vamos a ir a un desfile de modas.

Madison se puso unos mocasines y corrió hacia la puerta. Tanner la siguió. Una vez en el vestíbulo, la agarró de la mano y corrió con ella escaleras abajo.

– Todo despejado -le indicó Ángel quedamente por el auricular-. El helicóptero estará aquí en treinta segundos.

Corrieron hacia la parte de atrás de la casa. Tanner se quitó las gafas de visión nocturna y continuaron avanzando. El sonido del motor del helicóptero comenzó a oírse en la distancia mientras Madison y él esperaban en el final del jardín.

– ¿Cómo me han encontrado? -preguntó Madison.

– En eso consiste mi trabajo.

– Ah, un hombre fuerte y callado. Supongo que eso debe de haberle impresionado a mi padre.

Tanner la miró entonces por primera vez. La miró de verdad. Madison Hilliard ya no era la imagen de una fotografía, sino una mujer de carne y hueso. La melena rubia flotaba alrededor de su rostro mientras el helicóptero descendía. Madison intentó sujetársela y una de las luces del helicóptero iluminó completamente su rostro.

No podía decirse que lo hubiera impactado, pocas cosas lo hacían ya, pero a Tanner sí le sorprendió la cicatriz que marcaba su mejilla izquierda. Madison lo descubrió mirándola fijamente, pero no pestañeó ni desvió la mirada.

El helicóptero aterrizó. Antes de que hubieran podido montarse, se oyó un grito en el interior de la casa. Tanner soltó un juramento y se volvió en aquella dirección.

– Dos guardias. Hijos de perra. Han adelantado el cambio de turno. Acaban de llegar. Kelly agáchate. A tu izquierda. A tu…

El sonido de un disparo interrumpió las palabras de Ángel. El volumen y la procedencia de los disparos le indicaron a Tanner que no se trataba de sus hombres. No era una buena señal, pensó sombrío. Todos los hombres de su equipo le indicaron sus posiciones. Todos excepto Kelly.

– Adelante -le dijo a Madison, y la empujó hacia el helicóptero.

Madison obedeció.

Tanner odiaba tener que subir con ella, pero sus hombres estaban bien preparados. Se abrirían en abanico y recuperarían a los miembros del equipo que habían sido heridos.

Efectivamente, menos de dos minutos después, aparecieron tres hombres, aunque sólo dos de ellos caminaban por su propio pie. Al tercero lo llevaban en volandas.

– Salid cuanto antes de aquí. Kelly ha conseguido disparar a los otros dos tipos después de que le dispararan, pero ya han llamado pidiendo refuerzos -le informó Ángel a través del auricular.

Tanner ayudó a sus hombres a dejar a Kelly en el suelo del helicóptero, y cuando estuvieron todos dentro, le hizo un gesto al piloto para que despegara. En cuanto estuvieron en el aire, examinó a su hombre. Tenía dos disparos, y los dos malos. Uno en el pecho y otro en la pierna. Maldita fuera, pensó sombrío, y fulminó con la mirada a la mujer que se acurrucaba en el asiento más alejado del suyo. Había cosas por las que merecía la pena morir, pero una mujer como aquélla no era una de ellas.

Los otros dos miembros del equipo ya habían sacado el botiquín de emergencias. Tanner se apartó para dejarles espacio. Tomó un par de cascos y le indicó a Madison que hiciera lo mismo.

– Su familia va a tener que esperar -le dijo, hablándole a través del micrófono incorporado a los cascos-. Tengo que llevar a este hombre al médico.

– Por supuesto -contestó Madison-, puedo quedarme con usted en el hospital.

No tenía sentido decirle que no iban a ir a ningún hospital. La sanidad pública les obligaría a contestar a demasiadas preguntas. Tanner tenía su propio centro médico, con sus propios especialistas, todos ellos antiguos militares.

– Uno de mis hombres la llevará a un lugar seguro -le dijo Tanner-. Tendrá que esperar allí hasta que pueda devolverla con su familia.

Suponía que Madison y su marido podrían esperar una o dos horas más antes de volver a verse. Se quitó los auriculares e intentó dominar su enfado. Aquél debería haber sido un trabajo fácil, se dijo a sí mismo. No tendrían por qué haber herido a nadie. Y menos a Kelly el miembro más joven de su equipo. Kelly acababa de comprometerse con su novia. Era de Iowa, por el amor de Dios. Se suponía que no tenía por qué pasarle algo así a un muchacho de Iowa.


Madison Hilliard paseaba a lo largo y lo ancho de una habitación diminuta. No tenía la menor idea de cuánto tiempo llevaba allí retenida. No había ventanas y no tenía reloj. Suponía que un par de horas. Quizá más.

La habitación era sobria, casi monástica: una cama, un lavabo y una toalla. Ni armario ni mesa. Nada que leer, nada que mirar, nada que hacer. Imaginaba que debería haber dormido, puesto que apenas había conseguido hacerlo desde que la habían secuestrado. Pero la ansiedad la mantenía activa.

El miedo la dominaba. Durante los últimos doce días, se había acostumbrado a aquella fría garra que se aferraba a su estómago. Intentaba decirse que alguien, en alguna parte, la echaría de menos. Que alguien preguntaría por ella, que sus amigas notarían que había desaparecido. ¿Pero no habría pensado ya Christopher en ello?

La única puerta de la habitación estaba cerrada. Así que estaba atrapada hasta que su rescatador decidiera reunirla de nuevo con su familia. ¿Y después?

¿Cuánto tiempo la mantendría Christopher viva? ¿Semanas? ¿Meses? No conocía sus planes, de modo que no estaba segura de que la necesitara. Y aquella necesidad era su única esperanza.

Oyó un débil ruido procedente del pasillo. Madison se volvió y se preparó para lo inevitable. Para ver a los hombres que querían matarla. Pero en cambio, la puerta se abrió y vio a su rescatador frente a ella.

Era un hombre alto, moreno y de complexión atlética. La autoridad y la confianza lo rodeaban como un aura casi visible. Iba vestido de negro y llevaba una pistola a la cintura. ¿Pretendería utilizarla con ella?

– Siento haberla hecho esperar -le dijo, aunque lo que parecía era enfadado.

– No se preocupe. ¿Cómo está su amigo?

– Todavía está en el quirófano.

– Espero que se ponga bien.

No necesitaba cargar con el peso de las heridas de un hombre sobre su conciencia.

– ¿Tiene hambre? ¿Le han dado bien de comer?

– Estoy bien -era incapaz de imaginarse volviendo a comer otra vez-. Lo siento, no sé cómo se llama.

– Keane. Tanner Keane.

– Señor Keane, supongo que mi familia lo ha contratado para que me rescatara.

– Sí, su marido y su padre vinieron a verme hace unos días. Habían contratado a otra empresa para que la liberara después de su secuestro, pero no habían conseguido nada -se encogió de hombros-. Yo soy el mejor.

Interesante. ¿Por qué iba a contratar Christopher a alguien que no fuera el mejor? Él odiaba tratar con cualquiera que no estuviera completamente cualificado. Intentó concentrarse en aquella cuestión, en encontrarle algún sentido. Pero la falta de sueño se lo impedía. Tenía que ser una cuestión de dinero.

– ¿Cuánto pedían de rescate?

– Veinte millones.

Madison sintió que la cabeza comenzaba a darle vueltas.

– Eso es mucho dinero -se acercó a la cama para sentarse-. ¿Y lo han pagado?

– Tendrían que pagarlo… -Tanner miró el reloj-, dentro de un par de horas. Interceptaremos ese dinero y se lo devolveremos a su familia.

– ¿Lo ha contratado mi padre?

– Y su marido. Ambos estaban muy preocupados. Esta situación también ha sido muy difícil para ellos.

Madison resistió las ganas de echarse a reír.